jueves, 10 de abril de 2008

CARAMELOS

En la mesa del despacho tengo un atractivo bote lleno de caramelos.

Está ahí para que la gente coma caramelos, pero me lo suelo pasar genial cuando viene algún niño o chavalín de hasta 15 o 16 años. Habitualmente se lanzan "en picado" a por un caramelo sin mediar palabra, y cuando ya lo tienen en la mano y están casi saboreándolo mentalmente les digo "¿Quién te ha dado permiso para cogerme un caramelo?". Se quedan secos y lo vuelven a dejar o, como mínimo dejan de abrirlos...

Entonces, una vez lo han vuelto a dejar en el bote, les explico que los caramelos son míos, y que si quieren uno, simplemente me lo tienen que pedir por favor.

Lo he hecho cientos de veces. Me han pedido los caramelos en castellano, en inglés o en valenciano, y lógicamente siempre les digo que sí una vez me lo han pedido correctamente...

Ayer vino un chavalín de doce años y le hice pedirme el caramelo por favor. Y se lo comió tan feliz. Incluso me pidio un segundo caramelo cuando ya casi se marchaba y también se lo di.

Cuando vino su padre a recogerle, entró en el despacho, me saludó y cogió un caramelo sin decir ni media. El chaval, que estaba sentado aún delante de mí, me puso una sonrisita maliciosa en plan "¿ves? a mi padre no le dices nada"...

Así que me empecé a reír y le dije al padre. "Tu hijo se está riendo de mí porque has cogido un caramelo". El padre no entendió nada, y entonces le dije: "Nada, que le había explicado a tu hijo hoy que los caramelos se piden por favor". El hombre se puso rojo y se empezó a reír :D

La verdad es que, a ratos, los chavales son muy agudos y te ríes con ellos.

Me parece que el padre de este niño no volverá a cogerme un caramelo nunca más XD

11 comentarios:

ToNee dijo...

ana...en el fondo noto un toque malvado-sadico en ti! jajaja mira que hacerle eso a los crios! >:D

sacris dijo...

Jejejeje, yo también tengo un bote con caramelos en la oficina, cuando lo traje (después de pasarme por la tienda esa que es el paraiso de los caramelos) le hice una foto para subirla al blog. Un dia de estos lo hago.

Pobrecitos niños, me los imagino mirando a los caramelos con los ojos abiertos como platos, y luego sintiendose culpables con el caramelo en la mano después de tu regañina jajajaja.

Bueno, cuando tienen el caramelo en la boca ya se les ha pasado la vergüenza y así de paso... aprenden algo. A veces hasta los padres aprenden algo :)

potsis dijo...

De niño, no sé exactamente por qué, pero no cogía caramelos de estos por temor a que me reprendieran. Ahora con 29, casi siempre que veo un frasco con caramelos, cojo alguno con fingida indiferencia.

Un saludo

Laura dijo...

jajaja, me imagino el bochorno del padre, pero desde luego fue toda una lección jejeje

ruth dijo...

es que quien se puede resistir a un caramelo y mas sin son los de la foto...
a mi me haces eso con unos cuantos años menos, pocos por cierto, y de la verguenza que me da no te vuelvo hablar en la vida, aunque tampoco le hubiera ni cogido por lo mismo

SPa.Zio dijo...

YA ESTOY EN UNA EDAD MAYOR, Y ME COMO LOS CARAMELOS COMO SI TUVIERA 5 AñOS.

Cora dijo...

anda que tu tambien, hacerle eso a los pobres niños... si esque...
yo de pequeña los cogia disimuladamente, asi como el que no hace nada.. pero si me llegas a decir eso a mi, me quedaria super cortada...

ERTAI dijo...

Imagínate que te toca un/a crío/a estilo Fifí que le dices eso de..."¿Quién te ha dado permiso para cogerme un caramelo?" y que vaya y te conteste ¿Para que tengo que pedir permiso si ya lo he cogido??? jajajajajajajaja!

tigresa18 dijo...

Pues si me lo dijeses a mi diría qué sólo es un caramelo!!y soy una niña.Yo nunca lo hacía,mi hermana tampoco pero mis amigos si y no piden permiso porque entienden que se pueden coger.
Pero para el padre es una lección que puede aplicar a otros ámbitos.
;-)

Alana dijo...

jajajaja q mala eres! Pero me parece genial, se da por hecho que un adulto siempre hace las cosas bien, y no es así ;)

Ana la Rana dijo...

Tonee: :P Si es que soy la versión juvenil de Cruela Devil XD

Sacris: A ver cuándo vemos tu bote de caramelos :) yo el mío no lo fotografié porque hice el post desde el trabajo matinal, y claro, ya sería recochineo: hacer un post y encima dedicarme a bajar fotos que hice con el movil en mi otro despacho :P

Potsis: :D Ventajas de la edad adulta. Los caramelos están para cogerse, no hace falta ni preguntar... pero me encanta hacer de rabiar a los niños ;)

Laura: Ya te digo!! :D A ver cómo me vienen esta tarde que les toca volver...

Ruth: Entonces, si no lo hubieras pedido, igual hasta te lo habría ofrecido yo :D si lo mío es llevar la contraria ;)

spa.zio: Yo también como muchos... la verdad es que los auténticos estragos en el bote de caramelos los causo yo misma ;)

Cora: Generalmente los que cogen el caramelo así sin preguntar no son precisamente cortados... así que va bien... me río un poco (por dentro) y de paso marco las distancias...

Ertai: XD Alguna vez me ha pasado... Y a partir de ahí me los guardo en el cajón y así seguro que me lo tienen que pedir ;)

Tigresa18: No eres una niña ;) Eso lo hago hasta los 15 o como mucho (y si son más bien inmaduros) los 16, pero más no, y solo lo hago para marcar un poco las distancias. En realidad solo trabajo con niños de hasta esas edades, y normalmente tienen entre diez y doce años... vamos, que son "domesticables" :D

Alana: Es cierto... cuando crecemos damos por supuesto que "sabemos" muchas cosas de las que, realmente no tenemos ni idea. Una mini-lección nunca está de más ;)