sábado, 5 de septiembre de 2009

PRIMEROS DÍAS

He conseguido superar mi primera semana, y la verdad es que ha ido bastante bien. En primer lugar, porque la incorporación ha sido escalonada, en segundo, porque también el trabajo va llegando poco a poco.

Lo que más me está costando es lo de no comer en casa. Ahora me toca comer a las 12:30 y salir escopetada hacia el tren, transbordar con el metro y a las 14 horas llegar al nuevo trabajo. Desde que terminé la facultad no había vuelto a tener que comer fuera de casa, y me temo que, si todo va como a mí me gustaría, sólo voy a comer en casa los fines de semana, festivos y vacaciones hasta dentro de varios años...

En cuanto al trabajo, sin duda me gusta. Así que, horarios aparte, estoy muy contenta.

4 comentarios:

Cora dijo...

me alegro mucho por ti, no hay nada mejor que trabajar en lo que te gusta, aunque ello requiera hacer algunos sacrificios. besos

lady dijo...

me alegro que te vaya bien el trabajo, espero que siga asi besoss

José Manuel Beltrán dijo...

Me resulta muy curioso el título elegido para el artículo y que, una vez leído, refleja perfectamente el sentido del mismo.

Es la charca de la vida, de lo cotidiano, de lo insólito, de lo aburrido y lo placentero. De nuestra obligación por subsistir -en muchos casos, por desgracia, a costa de los demás. Pero, viendo todo lo positivo de esto, te deseo lo mejor en el inicio o reinicio de esta nueva etapa que, escritas estas letras en domingo, supone que mañana para tí y para mí, es lunes.
Un beso, ciudadana. Encantado de conocerte
http://ventanademarbella.blogspot.com

12marzo dijo...

mucho ánimo!