jueves, 12 de junio de 2008

PSICOSIS GATUNA



Hace ya año y medio que la "chati" de mi jefe se vino a vivir al despacho matinal...

Esto tiene su explicación, el despacho está formado por un amplio recibidor, dos habitaciones y un baño, separados por una especie de mampara de un largo pasillo en el que comienza la vivienda.

Desde que ella llegó, todo cambió por aquí. Al margen de las ñoñerías que cariñosamente se dedican cada día sin importarles lo más mínimo que yo esté delante, y las típicas chorradas como "Ay, que va a pensar Ana, somos dos sesentones y nos comportamos como adolescentes, jajajaja", con ella llegó "Morritos" (¡¡¡!!!), su gato.

Las indicaciones fueron claras: "Si el gato se escapa te mato" :S La verdad es que la mujer fue algo más sutil, pero el caso es que desde el día en que el gato tomó posesión de su nuevo hogar, ando siempre con el alma en vilo por culpa del puñetero bicho...

Mi jefe tiene esa misma sensación. Cuando "su chica" sale alegremente a comprar o marujear con sus amigas, quedamos al cuidado del "lindo gatito". Si el cartero viene con un certificado, le tengo que hacer pasar y cerrar la puerta no-sea-que-se-escape-el-gato :S Cuando abrimos con la apertura automática hay que fijarse bien para ver dónde leches está el gato "que si se escapa me mata, que-quiere-más-al-gato-que-a-mí"... en fin...

En alguna ocasión ha sucedido que el rechoncho felino ha pasado "perdido" un periodo prolongado (pongamos unas horas) y de repente mi jefe ha venido sofocado en plan "Hace tiempo que no veo a Morritos ¿lo has visto tú?" si yo no lo he visto, comienza el safari... y el cabrón del gato se las sabe todas, pues es capaz de contorsionarse muy eficazmente y fundirse con el "paisaje"... quien lo diría viendo la cantidad de grasa que le cabe en su pequeña anatomía :P algunos de los sitios donde más le gusta esconderse son el mueble, justo detrás de las super-pantalla-plana de 42 pulgadas o el hueco entre el sofá y la pared... con lo cual lógicamente cuesta bastante encontrarle...

El problema es que ya tengo tan adentro la psicosis gatuna que el otro día cuando iba a salir de MI casa, me sorprendí a mí misma mirando hacia atrás no-sea-que-el-gato-se-escape... ¡Y YO NO TENGO GATO!

9 comentarios:

Alana dijo...

jajajajaja Ana yo creo que lo mejor es que pongas un perro en la puerta.. verás como al gato no se le ocurre acercarse a la puerta jeje

ToNee dijo...

ana...te pagan por cuidar el gato? porque sino es asi...como si le pasa un camion por encima

ERTAI dijo...

jajajajajajajajajajaja!!!! Ana y los gatos!!! Porque no le pides educadamente al gato que no se pire??? a lo mejor copnsigues algo!!! jajajajajajajaja!!!

Di dijo...

jaja qué bueno el post! ana no se te ha ocurrido atarlo? Te pagarán un plus por hacer de niñera supongo! Saludos y buen finde!

T18 dijo...

el otro día quería comentar y no me dejó jop con lo que me interesaba el post.
Bueno no me hables de gatos el amigo del hermano de mi amigo,si tiene tela,tenía dos gatitos y me los dio,se me ocurrió la idea de que se hiceran amigos del perro para demostrar mi teoría de que podían ser amigos: resultado uno de ellos,el mí opara ser exactos la palmó.
El de mi hermana está perfecto, os podéis creer que duerme encima de la barriga del perro?no lo entiendo debería tenerle miedo es el asesino de su hermano,bueno que me desvío, que en casa están igual pero al revés me explico el caso es que el gato no entre en casa para nada jaja.
Maulla todas horas y no se sabe porque es un gato muy raro.
Pero yo soy tú y pido un plus por cuidar del felino dile que es un plus por responsabilidad que igual cuela.Me gusta tu blog con el nos metemos en tus historias y desconectamos ;-)

potsis dijo...

Yo no podría trabajar así, se me olvidaría la puerta de la oficina abierta todos los días.

sacris dijo...

Ten cuidado que un dia el jodio gato te sigue hasta casa jajaja. Imaginate que un dia por la mañana te levantas, das la luz y está ahi el gato mirandote ¡vaya susto!

Vir dijo...

Pues qué quieres que te diga, yo pasaría del condenado bicho. Y si se escapa, le dices dos cositas a la susodicha:

1- Tú no eres mi jefa
2- No me pagais por cuidar bichos

Punto pelota ^^ Jajaja!! Aunque bueno, igual no soy muy buena para dar consejos laborales en este momento de mi vida, que me paso el día mandando al peo a mi jefa... :") Ains...

Besazos wapi

Ana la Rana dijo...

Alana: Es una buena opción XD quizás lo haga ;)

Tonee: Pues no... mira, qué le vamos a hacer, tonta que es una... ya podía fugarse un día que yo no estuviera por aquí :P

Ertai: He intentado razonar con él, pero no me hace mucho caso, no creas... lo único que he conseguido es que maúlle :P

Di: No puedo atarlo, lo bueno del asunto es que está en su casa y yo no :S y ni plus ni leches, hija... en fin... qué dura es la vida :D

T18: Pues encima a mí los gatos no me acaban, fíjate... prefiero los perros 200.000 veces... pero bueno, la bueña señora tiene un gato (o un re-gato si seguimos el diccionario de Ertai)... y de pluses nada :S Gracias por pasar por aquí wapa :)

Potsis: Pues fíjate que encima yo tengo que concentrarme en cerrar la puerta por el jodido gato...

Sacris: No jodas!! :S sería una escena digna de una peli de terror XD

Vir: Me gusta tu teoría... pero casi no la pondré en práctica :D